Show Menu

La “solución Trump”

B2 (levels 11-14) Noticias de la semana Noticias de la semana

La crisis de refugiados afecta de manera crítica a toda Europa desde principios del 2015. En el último año, España se ha visto particularmente afectada por la llegada descontrolada de migrantes económicos y solicitantes de asilo por el mar Mediterráneo. Según datos de las Naciones Unidas, más de 35.000 migrantes sin papeles han llegado a las costas españolas en lo que va de año, convirtiendo a España en el primer puerto de llegada de migrantes de Europa.

Los servicios de rescate y centros de acogida españoles se han visto desbordados estos últimos meses debido al incremento en el flujo migratorio provocado por el cierre de los puertos de Italia y Malta. Ante la “llegada masiva” de migrantes, los dos principales partidos conservadores del Congreso el Partido Popular y Ciudadanos han exigido al Gobierno español una solución urgente.

Parece ser que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó la visita del ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, al país americano para proponer su solución a la crisis migratoria: construir un muro en el desierto del Sáhara. Según explicó Borrell durante una conferencia en el club Siglo XXI, el presidente norteamericano estuvo hablando con representantes españoles sobre los retos migratorios que afectan a España y al resto de Europa, y sugirió frenar la inmigración desde África construyendo un muro.

Ante el escepticismo de los políticos españoles, Trump argumentó que “la frontera con el Sáhara no puede ser más grande que la nuestra con México”, según palabras de Borrell. Trump calcaba así su propia estrategia para parar la inmigración irregular de México a Estados Unidos: construir un muro fronterizo entre los dos países. Este polémico muro fue una de las principales promesas electorales de Trump, pero parece que Borrell, también expresidente del Parlamento Europeo, se mostró contrario a la estrategia del presidente norteamericano. Y no es difícil imaginar por qué.

El desierto del Sáhara se extiende por unos 4.800 kilómetros en el continente africano. Es decir, 1.600 kilómetros más que la frontera entre México y Estados Unidos, que mide unos 3.200 kilómetros de largo. Además, el desierto recorre alrededor de una docena de países, incluyendo Marruecos, Mauritania, Túnez, Argelia, Mali, Libia, Níger, Egipto y Chad; pero no España, que no tiene ninguna autoridad sobre esta parte de África. Por lo tanto, construir cualquier tipo de muro en el Sáhara supondría hacerlo enteramente en territorio extranjero.

Según datos de la confederación internacional Oxfam, más de 65 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en los últimos años debido a la violencia y la persecución. Se trata de la mayor crisis migratoria en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, y de una verdadera crisis humanitaria sin precedentes que necesita, efectivamente, soluciones urgentes. Sin embargo —nos recuerda Borrell—, la solución de Trump sería ineficaz, además de imposible, y tendría un impacto devastador en los derechos humanos.

Como en muchos países de Europa, la inmigración es un tema polémico en España. A pesar de esto, se espera que, por el momento, el Gobierno español conserve una política de puertas abiertas a los refugiados. En junio, el nuevo presidente, Pedro Sánchez, ofreció refugio a más de 600 inmigrantes; y, el mes pasado, se aprobó la propuesta de sanidad universal que permitirá a los migrantes en situación irregular acceder a la atención sanitaria. No hay que olvidar, sin embargo, que España tiene dos pequeños territorios en el norte de África, únicas fronteras terrestres de Europa con el continente africano, separadas de Marruecos por una valla de 6 metros: Ceuta y Melilla.

¿Cuánto sabes? / Tell us what you think

Your email address will not be published. Required fields are marked *